martes, 2 de mayo de 2017

Brandmetric: El desempleo es el tema que más preocupa a los chilenos en las redes sociales

Inquietud ante el mercado laboral fue mencionada más de diez mil veces en Twitter, Facebook y medios on line. 

Por ALEJANDRO CONTRERAS D.// Diario Financiero 

El actual gobierno no ha sido inmune al rechazo sostenido de un porcentaje importante de la población, que según los sondeos de Adimark no ha bajado del 70% desde abril de 2015. Y esta desaprobación ha ido de la mano de críticas en redes sociales en materia económica, de acuerdo al registro realizado por la empresa Brandmetric, el cual revela que el empleo y la percepción financiera son dos de los temas más comentados. 

Y, en particular, la arista económica más controvertida vuelve a ser el mercado laboral, con 10.293 menciones, fenómeno que responde a las cifras que dejaron el cierre del año anterior que marcaron un 6,1% de desempleo a nivel país, y que el viernes pasado aumentó a 6,6%. En razón de esto, un 35% de los comentarios en redes sociales alude a la mala gestión del gobierno y a su incapacidad para reactivar la economía, mientras que otro 12% enfatiza que a pesar de que la economía decrece, el país sigue abriendo las puertas a la inmigración, justificándolo como una nueva forma de importar pobreza. 

Este tópico fue ampliamente abordado por los presidenciables para extender sus propuestas en redes sociales. Otra de las materias que estuvo casi a la par con el número de menciones fue la percepción de los chilenos en materia de crecimiento económico, factor que detonó las críticas en redes sociales respecto a las cifras que arrojó el Banco Central para el lmacec de febrero, que cayó en 1,3% en comparación al mismo mes durante el año pasado. Un 66% de los comentarios aducen a "la inoperancia del gobierno y la preocupante falta de conocimiento de la Presidenta en cómo llevar la economía del país y de cómo ella entiende lo que es el crecimiento económico". Mientras que otro 39% de las reacciones enfatiza que Chile se encuentra en recesión, pero el gobierno no lo quiere reconocer